arbol manzano en flor

Historia de la sidra y la manzana

Historia y origen de la manzana y la sidra asturiana.

barril sidraEl origen del manzano es confuso, pero se cree que fue en el Suroccidente asiático, bien en China o bien en la parte asiática de Turquía, a orillas del Mar Negro. Su expansión se debe al nomadismo, que lo lleva rápidamente por el Mediterráneo a Europa y Egipto.

Los restos más antiguos de manzanos datan del 8.000 AC. en Alemania, en yacimientos neolíticos, y los primeros restos de manzana cultivada corresponden a los primeros periodos de la edad de Hierro.

Existe constancia histórica de la gran importancia que tuvo la manzana en la alimentación de los antiguos pobladores de Suiza y el norte de Italia, pues según algunos descubrimientos, se puede afirmar que estos pueblos conocían y aplicaban la técnica precisa para convertir la manzana en fruta seca y así, poder conservarla y consumirla en época de escasez.

En cuanto a la sidra, las referencias hasta la Baja Edad Media son muy escasas y solo las conocemos a través de autores de la época: 

  • Durante las civilizaciones griega y romana, Estrabón refiriéndose a los astures decía que bebían un licor alcohólico que estimaban mucho y que consumían por la escasez de vino. Se cree que es sidra por la interpretación de Plinio.
  • Durante la invasión musulmana a la península, los caudillos musulmanes prohibieron a sus soldados beber el “siseru” producido con manzanas una vez que se adentraron en nuestra región.

Es ya en época medieval y más exactamente a partir del siglo VIII cuando comenzamos a tener fuentes documentales donde figuran claramente la manzana y la sidra.
Esta última aparece en múltiples referencias desde el año 780 en documentos de lo más variopinto: 

  • Compra-venta 
  • Testamentos 
  • Donaciones 
  • Arriendos 
  • Usufructos 
  • Ofrendas 
  • Pagos

La sidra durante esta época servía como moneda de cambio o de pago, como podemos ver a continuación:

  • Como pago en especie
  • Como donación en caso de abandono voluntario
  • Como ración vitalicia
  • Como obligación al pago por calumnia
  • Como parte del pago en especie por trabajo

Otro documento que acredita la existencia de la sidra ya por aquella época es el pergamino más antiguo de la catedral de Oviedo, que es el testamento de Fakilo y trata de una donación postmorten al Monasterio de Santa María de Libardón de varias pumaradas en el territorio de Colunga y que está datado del año 793. 

En el siglo XI, abundan los contratos de mampostería en Asturias, sobre todo a la sombra de los conventos. Éstos eran un negocio agrícola común en aquella época que consistían en la cesión de una o varias tierras para el cultivo de manzanos. El plantador hacía suya la mitad del fruto y los demás productos que pudiera obtener del suelo, y el dueño recibía la otra mitad del fruto que produjesen los árboles. Estos contratos solían tener una duración aproximada de treinta años, más o menos, la vida útil de los manzanos plantados.

Es a partir del siglo XVII cuando la sidra empieza a ser elaborada en Asturias en grandes cantidades, destacando su producción en los concejos de Nava, Colunga y Villaviciosa. Algunos textos de la época se preguntan si la sidra hace bien a los que la consumen de la siguiente manera:
No es de nuestra inspección examinar si el consumo de la sidra por las clases obreras las dispone o no a la holgazanería y a la criminalidad, pues si a juzgar fuésemos por la estadística que hoy tenemos, se notaría que en el concejo de Villaviciosa, el principal donde se cosecha, es el que menos ocupa a los Tribunales…..”.

La expansión del cultivo del manzano de sidra por otros concejos asturianos comienza en la segunda mitad del siglo XVIII. En este tiempo, la sidra deja de ser un producto de uso familiar y comienza a comercializarse y consumirse en tabernas y lugares públicos. Así comienza a ser objeto de fuertes impuestos por tratarse de una bebida alcohólica.

Ésta expansión se vio favorecida por el precio de la sidra, y ello propició que algunos autores comenzaran a tratar de enunciar unos pasos para la elaboración de la sidra, tal es el caso de José Antonio Caunedo, párroco de San Juan de Amandi que elaboró en 1797 lo que podríamos denominar el primer tratado sobre la elaboración de la sidra.

En 1843 se crea la fábrica de vidrio La Industria en Gijón, y ello facilita a los lagareros el embotellado industrial. Y casi a finales de siglo, se comienza a exportar tanto sidra como manzana a buena parte del norte de España y a Inglaterra, donde la manzana asturiana era bien valorada. 

0 comments on “Historia de la sidra y la manzanaAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *